Impuestos salario españa

Calculadora de impuestos sobre el salario en EE.UU.

Una sociedad es residente en España y está sujeta al Impuesto sobre Sociedades por su renta mundial cuando: se ha constituido de acuerdo con la legislación española, su domicilio social está en España, y/o su sede efectiva está en el país (es decir, cuando las actividades empresariales se dirigen y controlan desde España).Si una sociedad está establecida en un país o territorio en el que no se aplica ningún impuesto o que es un paraíso fiscal, dicha sociedad se considera residente en España a efectos fiscales si su actividad principal se desarrolla en España o sus activos principales consisten, directa o indirectamente, en bienes situados o derechos cumplidos o ejercidos en España.

Las sociedades residentes, es decir, las sociedades constituidas en España, registradas en España o dirigidas efectivamente en el país, tributan por las rentas y plusvalías mundiales. Las sociedades no residentes tributan únicamente por las rentas y plusvalías de fuente española. En el caso de los establecimientos permanentes en España de empresas extranjeras, el impuesto sobre la renta de no residentes grava las rentas imputables a los establecimientos permanentes a un tipo impositivo del 25%.

Impuesto sobre la renta en Alemania

Sin duda, uno de los principales impuestos que pagará en España y en cualquier otro país. Y debido a esa universalidad, el IRPF puede ser uno de los impuestos más complicados que existen. Y esto genera muchas dudas. ¿Cuánto hay que pagar de IRPF en España? ¿Tengo que pagar dos veces si también pago este impuesto en mi país de origen? ¿Existen exenciones o bonificaciones? En este artículo encontrará las respuestas a estas preguntas y más información útil que le ayudará a optimizar el pago del IRPF como expatriado.

El impuesto sobre la renta, también llamado IRPF («impuesto sobre la renta de las personas físicas») en español, es un impuesto directo que se aplica a la diferencia entre los ingresos obtenidos por una persona física menos los gastos que pueden ser deducibles según el sistema fiscal español.

Pero este pago es un poco más complejo que eso. Según su situación concreta, el porcentaje a pagar será diferente. No es lo mismo ser residente o no residente: los porcentajes varían.

Además, en función de tu trabajo, actividad o situación personal, es posible reducir el pago del impuesto sobre el salario. Así que sí, no hay una solución única para todos. Pero no se preocupe: ahora cubriremos todo lo que necesita saber.

Impuesto sobre bienes inmuebles en España

Las personas físicas extranjeras que adquieren la residencia en España están sujetas al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en todo el mundo. Los no residentes estarán sujetos al IRPF, pero sólo sobre las rentas y plusvalías obtenidas de fuentes españolas.

Podría existir un régimen fiscal especial para los cesionarios entrantes para aquellas personas que se conviertan en residentes fiscales españoles como consecuencia de su traslado a España o de la adquisición de un cargo directivo en una entidad, siempre que se cumplan determinados requisitos.

Los miembros de una unidad familiar pueden optar por presentar declaraciones de impuestos por separado. Si uno de los miembros de la unidad familiar opta por presentar una declaración separada, los demás miembros de la unidad familiar deberán, en general, presentar también una declaración separada.

En los territorios del País Vasco (Vizcaya, Guipúzcoa y Álava) y Navarra se aplica una normativa específica del IRPF, escalas de tipos y un régimen especial para los cesionarios entrantes, por lo que debe solicitarse asesoramiento sobre el tratamiento fiscal específico aplicable en los mismos para las cesiones a/desde ellos.

Impuesto sobre la renta en Francia

Este artículo puede contener una investigación original. Por favor, mejórelo verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que solo consisten en una investigación original deben ser eliminadas. (Septiembre de 2017) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Los impuestos en España son recaudados por los gobiernos nacional (central), regional y local. La recaudación de impuestos en España se situó en el 36,3% del PIB en 2013[1]. Se recauda una amplia gama de impuestos de diferentes fuentes, siendo los más importantes el impuesto sobre la renta, las cotizaciones a la seguridad social, el impuesto de sociedades, el impuesto sobre el valor añadido; algunos de ellos se aplican a nivel nacional y otros a nivel nacional y regional. La mayoría de los impuestos nacionales y regionales son recaudados por la Agencia Estatal de Administración Tributaria, que es la oficina encargada de recaudar los impuestos a nivel nacional. Otros impuestos menores, como el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (regional), el impuesto sobre bienes inmuebles (local) o el impuesto de circulación (local) son recaudados directamente por las administraciones regionales o locales. Cuatro territorios históricos o provincias forales (Araba/Álava, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra) recaudan por sí mismos todos los impuestos nacionales y autonómicos y, posteriormente, transfieren la parte que les corresponde al Gobierno central tras dos negociaciones denominadas Concierto (en la que los tres primeros territorios, que conforman la Comunidad Autónoma Vasca, acuerdan su defensa de forma conjunta) y Convenio (en la que el territorio y la Comunidad de Navarra se defienden solos). El año fiscal en España sigue el año natural. El método de recaudación depende del impuesto; algunos de ellos se recaudan por autoliquidación, pero otros (por ejemplo, el IRPF) siguen un sistema de pago de impuestos con retenciones mensuales que siguen a una autoliquidación al final del plazo.