Evolucion salarios reales españa

Salario medio en España por año

El Gobierno español ha aprobado recientemente un aumento del salario mínimo hasta los 900 euros en 2019, el mayor incremento en 40 años. Aunque la evidencia empírica puede apoyar la necesidad de esta medida, los riesgos potenciales deben ser evaluados cuidadosamente.

Resumen: La recientemente aprobada subida del salario mínimo en un 22,3%, hasta los 900 euros mensuales en 2019 -prevista para alcanzar los 1.000 euros en 2020- hará que España pase de ser uno de los países con los salarios mínimos más bajos a uno de los más altos. Esta decisión podría estar en parte justificada dado el bajo nivel salarial actual del país y la desvinculación de los salarios de la productividad laboral, aunque existen grandes diferencias entre sectores. Sin embargo, la magnitud del aumento puede ser desproporcionada o, como mínimo, arriesgada. No está claro que un salario mínimo sea la mejor herramienta para abordar la creciente desigualdad de ingresos de los hogares, ya que no existe una correlación clara entre los niveles salariales y la pobreza de los hogares. Además, los datos demuestran que los aumentos desproporcionados del salario mínimo pueden afectar significativamente al empleo de los trabajadores con salarios bajos, los trabajadores de más edad, los jóvenes y otros grupos ya vulnerables.

Crecimiento salarial por países

El mercado laboral en España viene mostrando un notable ritmo de recuperación en los últimos años. En 2018, por ejemplo, hay casi dos millones más de personas empleadas que en 2013, y la tasa de paro ha caído en torno a 2 puntos porcentuales al año durante este periodo. A pesar de ello, el ritmo de crecimiento de los salarios ha sido relativamente contenido. Según los datos de la Contabilidad Nacional, la remuneración por empleado a tiempo completo ha aumentado un 0,5% anual de media entre 2013 y 2018. Este bajo crecimiento salarial se debe, en gran medida, al elevado nivel de infrautilización de la población activa, que se refleja tanto en la alta tasa de paro como en otros indicadores de subempleo, como la elevada tasa de trabajadores a tiempo parcial involuntario.1 Otro factor que ha contribuido al bajo crecimiento salarial es el hecho de que las expectativas de inflación se han mantenido relativamente bajas. Pero, ¿ha sido esta moderación salarial igual en todos los ámbitos?

Si analizamos la evolución de los salarios ordenados en deciles2, vemos que la aparente estabilidad de los salarios esconde tendencias diferentes en todo el espectro. Según el Instituto Nacional de Estadística, la mediana del salario bruto mensual de un trabajador a tiempo completo -es decir, el salario que la mitad de la población activa gana menos y la otra mitad gana más- fue muy similar en 2013 y en 2017 en términos nominales.Sin embargo, los salarios más bajos siguieron una tendencia más positiva: en 2017, el salario del primer decil (que marca el 10% de los salarios más bajos) fue un 14% más alto que en 2013, mientras que el segundo decil fue un 4,6% más alto. Por tanto, desde el inicio de la recuperación económica, los trabajadores con salarios más bajos están recuperando parte del terreno perdido durante la crisis financiera4.

Salario medio en España por hora

La economía española está experimentando un importante ajuste de los costes laborales totales y de los salarios por trabajador desde 2009 y, especialmente, desde 2010, bien reflejado por las estadísticas existentes al respecto y por los recientes acuerdos alcanzados por los agentes sociales. Básicamente, esta moderación salarial pretende facilitar la rentabilidad de las empresas y la recuperación de sus niveles de competitividad internacional en un contexto de estancamiento de la demanda agregada interna española. Mientras tanto, las perspectivas existentes para 2012 y quizás para 2013 no son especialmente halagüeñas, por lo que cabría esperar que la actual tendencia de moderación salarial continúe los próximos años.

1.1.a Proporcione estadísticas anuales sobre la ganancia bruta mensual media o los salarios medios anuales por género, categoría profesional (CIUO), tiempo parcial/tiempo completo en su país desde 2006 hasta el último año disponible.

La Encuesta Anual de Estructura Salarial, elaborada anualmente por el Instituto Nacional de Estadística (INE), proporciona información detallada sobre el salario medio anual por trabajador y desagregada por diferentes variables como el género, la clasificación profesional, los tipos de contrato (tiempo completo/tiempo parcial y contratos indefinidos/temporales) o la nacionalidad del trabajador. En este sentido, la información disponible para el periodo 2006-2009 muestra que, en 2009 (último año disponible), el salario medio anual por trabajador fue de 22.511,47 euros, frente a los 21.883,41 euros de 2008 (un aumento del 2,9% respecto a 2008, muy por debajo del aumento del 7,3% del año 2008 respecto a 2007).

Salario medio en España 2022

El salario medio en España ha sido de 1761,04 EUR/Mes desde el año 2000 hasta 2022, alcanzando un máximo histórico de 2165,79 EUR/Mes en el cuarto trimestre de 2021 y un mínimo histórico de 1264,36 EUR/Mes en el primer trimestre de 2000. Esta página proporciona el último valor reportado para – Spain Average Nominal Monthly Wage – además de comunicados anteriores, máximos y mínimos históricos, pronóstico a corto plazo y predicción a largo plazo, calendario económico, consenso de encuestas y noticias. El valor del Salario Medio Nominal Mensual de España – valores, datos históricos y gráficos – fue actualizado por última vez en julio de 2022.

Se espera que los salarios en España sean de 2147,00 EUR/Mes para el final de este trimestre, según los modelos macro globales de Trading Economics y las expectativas de los analistas. A largo plazo, se prevé que el Salario Medio Nominal Mensual de España tienda a 2264,00 EUR/Mes en 2023 y a 2310,00 EUR/Mes en 2024, según nuestros modelos econométricos.

Los miembros de Trading Economics pueden ver, descargar y comparar datos de casi 200 países, incluyendo más de 20 millones de indicadores económicos, tipos de cambio, rendimientos de la deuda pública, índices bursátiles y precios de las materias primas.