Brecha salarial españa estadisticas

Diferencias salariales entre hombres y mujeres, según Eurostat

La lucha por los derechos de la mujer en España ha sido un proceso de décadas. Desde la «Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana» de Marie Gouze en 1791, muchas mujeres, y muchos hombres, han luchado por desmantelar los anticuados roles de género. Uno de los principales pasos fue el sufragio femenino, que se instauró en España en 1933, durante la Segunda República, de la mano de Clara Campoamor.

Gracias a figuras como ella, en la actualidad las mujeres españolas tienen un papel activo en la sociedad, ocupando altos cargos tanto en el gobierno como en el sector privado. Sin embargo, aún persisten las desigualdades. Esto se refleja fácilmente en los salarios: mientras los hombres que trabajan a tiempo completo ganan una media de 29,5 mil euros anuales, las mujeres tienen un salario medio anual de 26,9 mil euros.

Los investigadores disponen de muchas métricas para medir las diferencias sociales y económicas entre hombres y mujeres. El Foro Económico Mundial ha creado el Índice Global de la Brecha de Género con este mismo propósito, analizando estos aspectos en 140 países, entre los que se encuentra España, que suele ocupar un lugar más alto que la mayoría de las naciones. Sin embargo, un análisis más profundo sugiere un escaso empoderamiento económico, con una gran disparidad en la igualdad salarial por trabajos similares y una escasa presencia de mujeres entre los legisladores, altos funcionarios y directivos. El país sale mejor parado en el ámbito del nivel educativo debido al gran número de mujeres matriculadas en todos los niveles de enseñanza.

Diferencias salariales entre hombres y mujeres en Alemania

Manifestantes sostienen pancartas mientras protestan durante una jornada de huelga para defender los derechos de las mujeres el … [+] Día Internacional de la Mujer en Madrid, el 8 de marzo de 2018. España ha celebrado hoy el Día Internacional de la Mujer con una huelga general sin precedentes en defensa de sus derechos en la que se han cancelado cientos de trenes y se han programado innumerables protestas durante toda la jornada. (Foto de Pablo Cuadra/Getty Images)

2019 será recordado por las multitudinarias marchas del movimiento feminista, cuya lucha ha sido inspirada en gran medida por las mujeres españolas. En el Día Internacional de la Mujer, 350.000 manifestantes en Madrid y 200.000 en Barcelona salieron a la calle para denunciar las desigualdades de género presentes en nuestras sociedades.

Ahora, España ha entrado en el top 10 del Informe Global de la Brecha de Género 2020 del Foro Económico Mundial (FEM), estableciendo su liderazgo en la lucha contra la discriminación de género en las esferas social, política y económica.

El informe del Foro Económico Mundial evalúa a 153 países en función de su progreso hacia la paridad de género. Este año, España se ha convertido en uno de los países que más ha mejorado, saltando 21 puestos desde la última edición hasta la octava posición (79,5%).

Brecha salarial entre hombres y mujeres europa 2022

Este artículo ofrece un breve resumen de las estadísticas sobre la brecha salarial de género (GPG), incluida la brecha salarial de género no ajustada que se utiliza para controlar los desequilibrios salariales entre hombres y mujeres. La brecha salarial de género no ajustada se define como la diferencia entre la media de los ingresos brutos por hora de los hombres y de las mujeres, expresada como porcentaje de la media de los ingresos brutos por hora de los hombres. Se calcula para las empresas con 10 o más empleados.

En el conjunto de la economía[1], en 2020, los ingresos brutos por hora de las mujeres eran por término medio un 13,0 % inferiores a los de los hombres en la Unión Europea (UE) y un 14,1 % en la zona del euro (EA-19). Entre los Estados miembros, la diferencia salarial entre hombres y mujeres variaba en 21,6 puntos porcentuales, desde el 0,7 % en Luxemburgo hasta el 22,3 % en Letonia (gráfico 1).

Las diferencias salariales también pueden analizarse desde la perspectiva del empleo a tiempo parcial o a tiempo completo (Figura 2). Sin embargo, no se dispone de información a este nivel de detalle para todos los Estados miembros de la UE. En 2020, la diferencia salarial entre hombres y mujeres en el caso de los trabajadores a tiempo parcial oscilaba entre el -5,1 % en Italia y el 22,0 % en los Países Bajos. Una brecha salarial de género negativa significa que, por término medio, los ingresos brutos por hora de las mujeres son superiores a los de los hombres. Esto se debe a menudo a un sesgo de selección, especialmente cuando la tasa de empleo es más baja para las mujeres que para los hombres: las mujeres que participan en el mercado laboral pueden tener niveles de cualificación y educación comparativamente más altos que los hombres. En el caso de los trabajadores a tiempo completo, las diferencias salariales también varían mucho en los Estados miembros de la UE, desde el -1,6 % en Italia hasta el 24,1 % en Letonia.

Estadísticas de las diferencias salariales entre hombres y mujeres en todo el mundo

ResumenDocumentamos las tendencias recientes de la igualdad de género en el empleo y los salarios en España. A pesar de la impresionante disminución de la brecha de género en el empleo, las mujeres siguen teniendo menos probabilidades de trabajar que los hombres: alrededor del 76% de los hombres en edad de trabajar y el 63% de las mujeres en edad de trabajar estaban empleados en 2010. Si las mujeres trabajan, es más probable que lo hagan a tiempo parcial y con contratos temporales. El gran aumento del empleo femenino, que pasó del 28% en 1977 al 63% en 2010, estuvo acompañado de un importante descenso de la fecundidad. La diferencia salarial entre hombres y mujeres, una vez controladas las características del trabajador y del puesto de trabajo, así como la selección, es elevada. Era de aproximadamente el 20% en 2010, bastante cerca de su valor en 1994. Además, la brecha de género en los salarios se debe principalmente a las diferencias en los rendimientos de las características individuales. Aunque las mujeres están más cualificadas que los hombres en las características observables del mercado laboral, acaban ganando menos. Ha habido varios cambios políticos importantes que intentan ayudar a las familias a conciliar las responsabilidades familiares con el trabajo en el mercado. La literatura existente sugiere que los hogares reaccionan a los incentivos generados por las diferentes políticas y que los cambios políticos son responsables, al menos en parte, de los cambios en la oferta de trabajo femenino. En las últimas décadas, la gran afluencia de inmigrantes, que proporcionaron servicios domésticos relativamente baratos, permitió que un mayor número de mujeres con formación se incorporara al mercado laboral. Sin embargo, siguen existiendo retos políticos.